Momó Díaz | poesias desde septiembre

Yo no quiero banderas en los balcones,
yo no quiero despertar con miedo,
yo no quiero más propiedad que tus besos,
yo no quiero oír marchar a tus tacones

Yo no quiero que tu pienses que yo quiero,
estar aquí mientras tú contigo duermes,
yo no quiero esperar con estos celos,
o que la vida nos comulgue yo no quiero

Yo no quiero que no haya diferencias,
yo no quiero que todos seamos iguales,
yo no quiero ver con tanta indiferencia,
el amor, el olvido o la sangre

Yo no se cual momento llegará
yo no se si tu ya me olvidarás,
solo se que tú estás aquí conmigo
quiera yo o no quiera sigo vivo.

11/10/17

 

-

 

Desde el paseo del Prado hasta Cibeles,
voy agarrando tu mano,
y en el camino voy mirando,
la fuente, la diosa, el presente

Desde el paseo del Prado hasta Cibeles,
hay un niño observando
las flores, Velázquez, leones,
a mi lado tus andares

Entre el Prado y Cibeles,
en la calle de los libros
mi boca eran tus besos
hasta llegar al Retiro.

06/10/17

 

-

 

Dicen que te has ido,

que no volviste,

que nunca llegaste.

Dicen que llorabas,

corrías

y gritabas.

Dicen que no volvió,

que al perderte,

se quitó la vida,

dicen que hay días

en los que camina sobre el agua,

a veces, una ola con tanta fuerza,

dicen que es su puño

cuando la golpea.

Dicen que de noche

cantas las sirenas,

y cuentan que es su llanto

a la luna llena.

Dicen que es arena

lo que a orillas del mar encuentras,

pero no saben

que su corazón explotó,

al convertiste en piedra.

29/09/17

 

-

 

Es un secreto guardado

que llevo en el pecho,

un amor oculto que guardo aquí dentro,

un paseo de día en la orilla del cielo,

un silencio mientras te observo,

un latido tras otro sintiendo tus besos,

un dormir despierto junto a tus sueños,

una mirada constante a tus ojos,

tu calor en el pecho,

tus labios, tus adentros.

Es un secreto que guardo aquí dentro,

entra en mi vida,

y en la vida me quedo.

 

-

 

El desafío de la pendiente

no es alcanzarla la cima,

sino sentir con vida la gravedad.

 

-

 

He remitido por un tiempo

al lado más oculto de mi cuerpo,

he dado paso sin mover un solo dedo

al universo,

he dejado de lado todos mis sueños.

Estaré a veces observado,

escuchando y dejando ser,

a todo ser,

en movimiento.

Que comience esta pausa estrangulada,

esta jarra fría de agua,

este volver a volver a ser

quien he sido,

quien soy,

a volver a lo mío,

que ya no es mío

sino tuyo,

aquí te has ido.

01/09/17

 

-